El lipofilling facial o la grasa

El lipofilling facial o la grasa

Por: Dra. Elena Jimenez | 10 enero 2017

Desde hace más de 40 años los cirujanos plásticos hemos usado la transferencia de grasa para mejorar malformaciones congénitas o para defectos adquiridos. Sabíamos que el procedimiento funcionaba, no por igual en todos los casos, pero que siempre existía una mejora clara de la situación inicial.

 

En los últimos 8 años se han perfeccionado las técnicas para obtener grasa, las cánulas de extracción han reducido sus diámetros, conocemos más sobre la biología de la célula grasa… y podemos ofrecer un tratamiento seguro y optimizado.

 

El proceso consiste en varias fases. En un primer estadío se saca la grasa de una zona del paciente, dependiendo principalmente del exceso graso que este tenga. Este proceso es importante que se realice mediante jeringas pequeñas de unos 10 cc y sin máximo vacío. Nos aseguramos que el traumatismo que sufren los adipocitos es mínimo y van a sobrevivir a todo el proceso.

 

En un segundo paso se procede al procesamiento de dicha grasa para separar lo que denominamos fases. En el mismo contenido graso hay zonas con células más viables o zonas con ácidos grasos que no tienen ninguna supervivencia y que incluso pueden producir inflamación local. El procesado de la grasa se puede hacer mediante sistema de membranas metálicas que separan el tejido de las partes licuadas o mediante centrifugación a diferentes velocidades.

 

En la último paso se procede a la inyección de la grasa que se realiza mediante cánulas finísimas con calibre a veces inferiores al milímetro. La grasa se deposita mediante un movimiento contínuo y sin dejar grandes cantidades en un mismo punto. Se deben crear depósitos a diferentes niveles para generar el volumen adecuado y buscar diferentes tipos de injerto graso, nanofat o microfat, según la zona facial tratada.

 

El proceso requiere unos días de reposo relativo debido a la inflamación local que no suele superar los 7 días. Los beneficios son tanto a corto como a medio plazo. Por un lado se restituye el volumen facial perdido con la edad y a medio plazo las células madre que acompañan a las células grasas, producen una regeneración local que afecta a la desaparición de ciertas arrugas y a una clara mejora de la calidad de la piel.

 

Dra. Elena Jimenez
Sobre Dra. Elena Jimenez

La Doctora Elena Jiménez dirige y ejerce como cirujano plástico en Madrid, en la clínica que lleva su nombre (Clínica Elena Jiménez, centro autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid con número de Registro CS 11634).Es especialista en cirugía plástica, reparadora y estética, y está inscrita en el Colegio Oficial de Médicos y en la Sociedad Española de Cirugía Plástica reparadora y Estética (SECPRE) y de la Asociación Americana de Cirujanos plásticos. Actualmente reconocidad cómo una de las mejores cirujanas plásticas de Madrid.

Experiencia profesional y colaboraciones

Médico Adjunto en el Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Universitario Gregorio Marañón de la Comunidad de Madrid, desde Abril 1999. Su función en la practica pública, se centra en Reconstruccion de Mamas y casos de Osteomielitis.

Práctica privada desde Julio de 1998. Actualmente nuestra consulta de Madrid se ubica en la Avda Concha 67, Local 28016, Madrid

Miembro del comité de redacción de la revista internacional Cirugía Plástica Iberolatinoamericana.

Miembro del Comité de Infecciones y Política de Antibióticos del Hospital Gregorio Marañón desde 2004.

Miembro de la Comisión para el Control de la Infección Osteoarticular desde 2006.

Colaboradora como Cirujano Plástico, en varias clínicas privadas de Madrid.

Colaboradora de los años 2000 a 2003 de Laboratorios Cantabria como Asesora Médica del Producto “Reestylane”.

Leer más

/*SUBMENU MOVIL*/ /*SUBMENU MOVIL*/