Estiramientos para no deportistas

Estiramientos no deportistas

Estiramientos para no deportistas

By: | Tags: | Comments: 0 |

El estiramiento es la forma más sencilla de reequilibrar el cuerpo y devolver elasticidad a los músculos y tendones.

Mucha gente tiene a diario la sensación de fatiga, rigidez, falta de movilidad y dolor. Nuestro cuerpo está diseñado para estar en movimiento y si estos signos aparecen, puede deberse a:

  • mantenimiento de posturas incorrectas
  • sobrecarga
  • sedentarismo o falta de actividad física
  • estrés mantenido

En todos estos casos la musculatura está desequilibrada: unos músculos presentan acortamiento mientras que otros trabajan constantemente en sobreestiramiento.

Hay muchas maneras de ayudar al cuerpo a recuperar el equilibrio y la movilidad normal. Los estiramientos favorecen a la mejora de la capacidad del movimiento aumentando la elasticidad de la musculatura acortada y devolviendo el rango normal de funcionamiento de la musculatura elongada. Además, los estiramientos estimulan la producción de líquido sinovial, encargado en las articulaciones de lubricar y proteger del desgaste a los cartílagos.

¿Qué estiramientos me convienen?

Lo ideal es que pidas cita para que tu fisioterapeuta te haga un plan de estiramientos personalizado. Si tienes dolor agudo o alguna patología, debes acudir a tu especialista.

Mientras tanto estas son algunas ideas para recuperar la flexibilidad de tu cuerpo:

Cuello

Estos estiramientos deben realizarse muy suavemente manteniendo una respiración lenta y profunda, inspirando por la nariz y espirando por la boca. Cada estiramiento se mantendrá durante 1 minuto como mínimo para que tu cuerpo integre la elongación.

Inclinación lateral: lleva la oreja hacia el hombro del mismo lado manteniendo la mirada al frente. Puede apoyar la mano del mismo lado sobre la cabeza. Ojo: evita inclinar todo el cuerpo, sólo debes inclinar la cabeza. La mano sólo debe apoyarse, no tirar de la cabeza hacia el lateral. Cuidado con el hombro contrario, evita que se eleve.
Notarás la tensión en el lateral del cuello.

Inclinación diagonal: lleva la nariz hacia una axila. Puedes apoyar la mano del mismo lado que la axila, sobre la parte posterior de la cabeza. Ojo: evita encorvarte, la espalda debe mantenerse recta para que el estiramiento se concentre en el cuello. La mano sólo debe apoyarse, no tirar de la cabeza hacia abajo. Notarás la tensión en la zona de la nuca en el lado contrario al de la axila.

Inclinación anterior: lleva la nariz al esternón. Puedes apoyar las manos en la zona posterior de la cabeza. Ojo: evita encorvarte, la espalda debe mantenerse recta para que el estiramiento se concentre en el cuello. La mano sólo debe apoyarse, nunca tirar de la cabeza hacia abajo.

Espalda y piernas

Inclinación anterior: este es un ejercicio que integra toda la cadena posterior de la espalda, brazos y piernas, y que te vendrá genial para relajar esas tensiones acumuladas durante el día.
Respira de manera lenta y pausada tomando aire por la nariz y soltándolo por la boca.

Con los pies separados el ancho de las caderas, comienza inclinando la cabeza hacia adelante. Toma una pausa para inspirar y continúa encorvando la parte alta de la espalda mientras sueltas aire. Pausa y toma aire. Suelta aire mientras dejas caer la parte baja de la espalda y, con las rodillas ligeramente dobladas te dejas caer hacia adelante del todo.

Si tienes más elasticidad puede que incluso puedas llegar a tocar el suelo con las manos. Si no es tu caso, busca el punto en el que notas tensión pero nunca dolor. Si tienes mucha tensión es  normal que sientas una pequeña vibración en las piernas.

Una vez que llegues a la posición final intenta mantenerla durante unos 3-4 minutos para que los resultados sean óptimos.

Realizar estos estiramientos al menos una vez al día, antes de irte a dormir, te ayudarán a descansar mejor. Hechos también al despertarte te ayudarán a oxigenarte.

¡Comienza tu día con más energía!