Buscar

Ginecomastia para hombres en Madrid – Precios operación

Ginecomastia

7Ginecomastia-interior

Qué es la ginecomastia

El término médico “ginecomastia” proviene de la palabra griega usada para definir las “mamas similares a las de la mujer”, y hace referencia al exceso de glándula mamaria en el varón que puede afectar a uno o a ambos pechos.

Se trata de un problema bastante común y se estima que afecta a entre un 40% y un 60% de los hombres. Esta cifra llega al 65% en el caso de los adolescentes, aunque en el 90% de los casos la ginecomastia habrá desaparecido una vez acabada la adolescencia. Por suerte si no desaparece, el afectado puede someterse a una operación de ginecomastia que solucione el problema.

 

Periodos de la ginecomastia

Generalmente se desarrolla durante períodos de fuertes cambios hormonales:

  • El primero es en la época de lactante en la que el influjo de hormonas a través de la lactancia materna pueden generar una discretísima ginecomastia.

  • Es en la pubertad donde se inician entre el 30–60 % de las ginecomastias. Pero el dato positivo es que de todas las se desarrollan el 80% desaparecen de forma automática antes de los 18 años. En esta etapa esta condición tiene mayor influjo en el adolescente y puede influir en su desarrollo psicosocial, puede generara alteraciones de la autoimagen y del concepto propio de masculinidad o incluso baja autoestima.

  • Por último en la etapa de la madurez puede aparecer ginecomastia debido al descenso de los niveles de testosterona y la pérdida de laxitud de la piel.

Este problema puede llevar a un cierto estado de baja autoestima y vulnerabilidad, llegando a ocasionar serios trastornos psicológicos y de adaptación.

Gracias a los avances en cirugía plástica, en la actualidad los resultados de una operación de ginecomastia son muy satisfactorios y, por ese motivo, el porcentaje de hombres que se somete a una operación de ginecomastia ha aumentado considerablemente en los últimos años.

 

Cuáles son sus causas de la ginecomastia

La presencia de esta característica no implica un exceso de hormona femenina, sino que puede ser en algunos casos alguna alteración del sistema endocrino o alguna otra enfermedad subyacente. Incluso en muchos casos es debido a la toma de medicaciones con influjo hormonal como son los corticoides o la propia testosterona.

En la mayoría de los casos, confluyen dos circunstancias: la hipertrofia y firmeza de la glándula mamaria, y, por otro lado, el exceso de tejido adiposo.

Los andrógenos son las hormonas sexuales responsables de estimular el desarrollo de los caracteres sexuales masculinos, mientras que los estrógenos son las hormonas sexuales responsables de estimular el desarrollo de los caracteres sexuales femeninos. Un cambio en los niveles de estas hormonas o en la forma en la que el cuerpo las usa, es una de las causas más frecuentes de la ginecomastia.

En ocasiones este desajuste hormonal es devido a factores externos como:

  • tratamientos con anabolizantes o esteroides
  • tratamientos de quimioterapia o radioterapia
  • consumo de drogas
  • efectos secudanrios de determinados medicamentos: ketoconazol, espironolactona, metronidazol…
  • mala alimentación

Sin embargo, otras veces se debe a factores genéticos o patologías internas:

  • obesidad
  • déficit de testosterona o exceso de progesterona
  • trastornos de la tiroides
  • enfermedades hepáticas o renales crónicas
  • tumores

 

Qué tipos de ginecomastia existen

Existen diferentes maneras de clasificar los diferentes tipos de ginecomastia.

En función del grado de afectación tenemos:

  • ginecomastia de grado I: si presente un aumento leve de la mama sin exceso de piel
  • ginecomastia de grado II: cuando existe un aumento moderado de la mama con o sin exceso de piel
  • ginecomastia de grado III: si se muestra un aumento excepcional de la mama con exceso de piel

Dependiendo del tipo de tejidos afectados puede ser:

  • ginecomastia glandular, cuando de debe a un aumento de la glándula mamaria
  • ginecomastia grasa, cuando se debe a una acumulación de grasa
  • ginecomastia mixta, cuando hay tanto aumento de la glándula mamaria como acumulación de grasa

Finalmente, existen también otros tipos de ginecomastica, como por ejemplo:

  • ginecomastia neonatal, debida a la concentración de estrógenos en la placenta de la madre y que desaparece a las pocas semanas del nacimniento del bebé

  • ginecomastia puberal, que se manifiesta durante la adolescencia y normalmente desaparece al acabar la misma

  • ginecomastia senil, que aparece en la vejez, causada por un aumento de los estrógenos y una disminución de la testosterona

 

Candidatos ideales para una ginecomastia

La cirugía de corrección de la ginecomastia puede realizarse a varones sanos de cualquier edad y emocionalmente estables, y obtiene resultados óptimos cuando la piel del paciente es firme y elástica, ya que así se adapta mejor a las modificaciones del contorno.

En general, está desaconsejada para hombres con problemas de sobrepeso, ya que el problema se podría corregir con ejercicio y dieta, sin necesidad de recurrir a la cirugía.

La operación tampoco se aconseja para personas que consuman de forma excesiva alcohol, derivados del hachís o esteroides anabolizantes. Solamente reduciendo la ingesta de este tipo de sustancias podríamos conseguir una disminución importante del problema.

 

La operación de ginecomastia

La intervención habitual para tratar la ginecomastia consiste en quitar tejido glandular de las mamas y eliminar la piel y la grasa sobrantes. Aunque la
técnica utilizada puede variar en función del caso concreto.

La cirugía para la ginecomastia se realiza generalmente como paciente ambulatorio, es decir, no hace falta pasar la noche en el hospital. En casos muy puntuales puede ser necesaria una estancia de un dia en el hospital.

La duración aproximada de la cirugía es de una hora y media.

Someterse a una cirugía siempre conlleva riesgos, pero si la operación la realiza un cirujano plástico cualificado, los riesgos acostumbran a ser mínimos.

 

Consultas previas

Las primeras consultas son muy importantes para conseguir los mejores resultados.

A los largo de las primeras consultas es también muy importante que dejes claros cuáles son tus objetivos y que hagas todas las preguntas que necesites. Someterse a una cirugía es una decisión seria y, por lo tanto, es imprescindible que estés 100% seguro de todas los aspectos de la misma.

Durantes estas visitas se realizarán también todas las pruebas médicas necesarias para determinar las posibles causas de ginecomastia. En algunos casos puede hacer falta una mamografía para conocer la composición de la mama.

A la hora de plantear la operación, es importante elegir la técnica quirúrgica más adecuada para tu caso concreto. Por ese motivo se te realizarán diferentes pruebas y estudios médicos, con este fin de determinar tu estado de cara a la operación.

 

En qué consiste la cirugía

En función del tipo de ginecomastia, existen dos tipos de intervenciones, aunque en la mayoría de casos se combinan ambas técnicas:

  • una liposucción, con la que se elimina la grasa no deseada
  • una cirugía endoscópica, para eliminar el exceso de tejido

Si la ginecomastia se debe principalmente a un exceso de grasa, utilizaremos la liposucción. Esta intervención consiste en una pequeña incisión a través de la cual rompemos y aspiramos la grasa. Este proceso no produce dolor y la cicatriz es apenas imperceptible.

En algunos casos la cantidad de grasa a eliminar puede ser importante y puede ser que luego la piel no ajuste bien con el nuevo contorno. En ese caso, puede ser necesario eliminar también el exceso de piel.

Una vez finalizada la intervención, se vendará la zona del pecho y el tórax para que la piel se adapte correctamente.

Si la ginecomastia se debe a un exceso de glándula mamaria, entonces el tejido mamario sobrante debe ser retirado mediante una intervención quirúrgica. Esta intervención puede realizarse de manera independiente o con liposucción.

 

Tipo de anestesia que se utiliza

Para una operación de ginecomastia lo más habitual es utilizar anestesia local con sedación. De esta manera paciente permanece relajado y sin sentir dolor. En aquellos casos que así lo requieran, se puede utilizar anestesia general durante la operación.

Estos aspectos deberán ser tratados con el cirujano y con el anestesista antes de la intervención.

 

Resultados y posibles complicaciones

La operación es un método definitivo y eficaz de corregir problemas de ginecomastia. Salvo que se desarrollen nuevos problemas hormonales tras la operación, la reaparición es muy poco frecuente.

La cirugía puede provocar cicatrices visibles, ligeras asimetrías y cambios de pigmentación tanto en las mamas como en los pezones. En caso de que las asimetrías fueran muy evidentes, éstas podrían corregirse mediante una segunda intervención.

 

Postoperatorio de una ginecomastia

Los primeros días después de la cirugía, el paciente puede sentir molestías leves que serán controladas con medicación. Además, durante las primeras semanas, el paciente se sentirá también hinchado. Para ver los resultados finales de la cirugía, pueden llegar a hacer falta dos o tres meses. En caso de haber suturas, se retirarán tras una o dos semanas.

Tras unos días de reposo, es importante recuperar la actividad normalid de forma progresiva. Evitando ejercicios pesados y movimientos bruscos durante tres semanas.

La luz solar puede provoar cambios de pigmentación, por lo que se debería evitar la exposición de las cicatrices en la medida de lo posible y siempre utilizando protectores solares.

Para conseguir unos resultados óptimos es muy conveniente la realización de drenajes linfáticos.

 

Precio de una ginecomastia en Madrid

El precio de una ginecomastia en nuestra clínica de Madrid depende mucho del caso particular. Si necesitas más información puedes consultarnos a través del siguiente formulario de contacto.