Peelings medios y profundos

Peelings medios y profundos

8peeling-interior

La piel es el capital de belleza más importante, es el verdadero envoltorio de nuestro cuerpo y es capaz de regenerarase como por arte de magia. Pero con el tiempo pierde sus propiedades elásticas y sus facultades de regeneración lo que resulta en problemas cutáneos y el proceso de envejecimiento. Para prevenir estas situaciones es necesario cuidarla de forma constante con hidratación, nutrición y protección.

Mas de 15 años de experiencia nos permiten elaborar una gama completa de tratamientos perfectamente adecuados a cada problema:

  • Pieles con manchas
  • Arrugas
  • Acne
  • Pieles sensibles o secas
  • Flaccidez facial

Los peelings se adecuan a cada paciente tanto en el momento de iniciar el tratamiento como en las sucesivas fases en función de la evolución del problema. Las opciones terapéuticas son independientes del fototipo facial. Son eficaces y particularmente fiables y seguros.

Son tratamientos destinados a renovar las capas más superficiales de la piel y cuya finalidad es la corrección de diversos defectos de la misma. Se realizan con diferentes sustancias químicas o bien mediante láser. Según su grado de profundidad pueden ser clasificados en superficiales, medios y profundos. Cada uno de ellos indicado para la corrección de determinados defectos:

  • Superficiales: se lleva a cabo con productos poco agresivos o cosméticos (ácido retinoico, alfa-hidroxi-ácidos, etc.) y los utilizamos para mejorar el aspecto general de la piel, de manera sistemática en el postoperatorio tardío del lifting y en las hiperpigmentaciones y queratosis seniles.
  • Medios y profundos: provocan una quemadura cuya profundidad dependerá de la concentración de las substancias utilizadas (normalmente el ácido tricloro acético entre el 10 % y 30-40%) y equivalen a la dermoabrasión mecánica.

Los medios son útiles para la corrección de arrugas finas. Donde los realizamos con más frecuencia es en la región perioral (arrugas de los labios) y en las periorbitarias (patas de gallo).

Los profundos los utilizamos en el tratamiento de las arrugas profundas y en las secuelas de cicatrices, especialmente en las de acné. En estos casos solemos emplear el ácido tricloro-acético (TCA) a altas concentraciones o el fenol -sustancia con potencial cardiotóxico que ha de aplicarse en quirófano y en régimen hospitalario. Los resultados en las arrugas faciales profundas con el fenol pueden llegar a ser espectaculares sin embargo provoca un afinamiento y despigmentación definitiva de la piel que queda con aspecto de porcelana.

En general nosotros preferimos el peeling de tricloroacético para los de tipo superficial y medio, mientras que para los profundos utilizamos la dermoabrasión mecánica.

Por último, el peeling no corrige el tamaño de los poros, la laxitud de la piel (si tenemos una piel muy laxa que requiere un lifting), las cicatrices profundas ni los problemas vasculares de la piel (telangiectasias, rosacea etc). En algunos casos las hiperpigmentaciones pueden ser resistentes y es peligrosa su realización en pieles de raza oriental o negra.