Mamas tuberosas… ¿Las tengo?… ¿tiene solución?. Aumento de mamas.

Mamas tuberosas… ¿Las tengo?… ¿tiene solución?. Aumento de mamas.

By: | Tags: , , | Comments: 0 | julio 27th, 2009

Es habitual que en nuestra consulta en Madrid nos visiten pacientes con esta patología. La clave del exito de esta intervención es su correcto diagnóstico. Esto es aplicable para todas las operaciones de cirugía plástica y estética, pero en especial la identificación del tipo de mama y de la técnica a aplicar en caso de mamas tuberosas, es muy importante de cara a los resultados finales. La identificación debe ser hecha por un cirugano experto y que haya tratado habitualmente este tipo de mamas. Un diagnóstico incorrecto podría dar lugar a resultados no deseados.

tube1.

La mama tuberosa se considera una alteración congénita de la mama que se pone de manifiesto cuando sucede el desarrollo mamario, que es en la adolescencia. Puede presentarse en una mama o en las dos y en diferentes grados.
El nombre se deriva de la propia forma de la mama que presenta la base constreñida debido a un desarrollo escaso de la zona inferior del pecho y un tejido mamario que suele ser más denso de lo normal y que protruye la areola, la cual a su vez suele ser grande.

No en todos los casos la alteración es patente sino que en muchos de ellos es una pequeña herniación de la areola o un surco un poco alto y es en estos casos en los que un diagnóstico claro, el control y examen del paciente antes de la cirugía asegura un buen resultado.

En la cirugía hay que hacer un doble tratamiento de la mama. Por un lado de la zona de la areola buscando el tamaño más adecuado para la paciente; y por otro la distribución del tejido mamario hacia el polo inferior de la mama que tiene un desarrollo reducido. Hay distintas opciones para el manejo de la glándula como las incisiones radiadas o en paragüas, pero quizás sea la redistribución de la glándula, desde las zonas donde más hay (polo superior) hacia la zona de polo inferior, la que mejor resuelve la presencia de la base estrecha. Además esta técnica (técnica de Pucket) permite resolver las mamas tuberosas sin que obligatoriamente tengamos que aportar una prótesis de aumento.

Si el tratamiento es completo, remodelación de glándula y areola y aporte de prótesis, se debe valorar la via de abordaje que en estos casos puede variar entre el surco o la areola dependiendo del defecto de la mama inicial. En los casos más leves se puede movilizar la glandula desde el surco pero en los casos completos es necesario el aboraje por areola para disminuir el tamaño de esta y para movilizar las solapas de tejido mamario completas.

Muchas veces estos casos se benefician de prótesis anatómicas, pero siempre se debe valorar de forma individual cómo es la paciente, su tipo de tórax, sus expectativas y la anomalía mamaria. Con este enfoque, por ejemplo, si nuestra paciente es deportista o realiza trabajos musculares importantes con los brazos, la posición de la prótesis retromuscular podría dificultar su vida laboral posterior y sería más recomendable una colocación retrofascial.

Clínica Elena Jimenez, Madrid, más información, teléfono 91 458 72 52

Palabras clave:mamas tuberosas, Cirugia de mamas tuberosas, Técnicas mamas tuberosas, Implantes mamarios