Buscar

Introducción a la Transferencia de Grasa con Fines Estéticos

Introducción a la Transferencia de Grasa con Fines Estéticos

By: | Tags: | Comments: 0 | enero 13th, 2012

Muy recientemente la Dra. Jiménez, Cirujano Plástico, Estético y Reparador, ha asistido a al congreso en Nueva York de cirugía Plástica y Estetíca, “The Cutting Edge 2011”, que es uno de los congresos sino el más prestigioso a nivel mundial. Este año se ha centrado en la utilización de grasa extraida tú propio cuerpo con finews estéticos. De esta experiencia podemos transmitiros un poco más de información. Actualmente nos encontramos frente a una nueva línea en la medicina y especialmente en la cirugía plástica, que es la aplicación de la grasa y de las células madre que esta lleva. Si bien la técnica es bastante antigua y data de 1912, cuando aparecen los primeros artículos sobre transferencia de grasa, es actualmente cuando comprendemos la importancia de esta técnica por su contenido en células madre. Todos los tejidos en la persona adulta tienen células madre, pero es la grasa el tejiido que más tiene superando incluso a la médula ósea. Pero todavía no sabemos como actuar sobre ellas para conseguir los resultados precisos. Sin embargo ciertos ensayos parece indicar que las células madre aportan lo que los tejidos necesitan en un momento terminado. De cualquier forma hoy en día se están estableciendo las lineas para la obtención de la grasa y su aplicación en distintos campos y aunque se perfilan las primeras indicaciones para enfermedades importantes, no se pueden establecer tratamientos superfluos como los que se anuncian como mesoterapia con células madre. Respecto a las técnicas de obtención de grasa parece que la mejor opción es la liposucción con cánula fina y con jeringa a baja presión. Es un método efectivo, rápido y ampliamente conocido y permite buenas cantidades en corto tiempo. Incluso cuando la zona a trabajar es la cara la cánula debe ser mas fina que cuando se usa para el cuerpo. Con este método no se aplica mucha presión sobre la grasa que se extrae y no se dañan las células, por lo que viven más. El siguiente paso es la separación de los componentes tanto de la sangre como de restos de células muertas o aceite. Cuando se realiza una liposucción no sólo obtenemos nuestras células de grasa sino que también se incluyen otros componentes como son el líquido anestésico, snagre o células muetas. En este aspecto parece que son multiples los métodos para purificar. Así se emplea la centrifugación manual a bajas revoluciones (unas 300 revoluciones por minuto), hasta el famoso método Coleman que consiste en aplicar 3.500 revoluciones por minuto durante cinco minutos. El resultado es una serie de capas que contiene grasa en diferentes estratos, aceite de las células muertas y sangre. Lógicamente hay que desestimar los últimos y quedarse con las células purificadas. También parece que hay acuerdo respecto al método de inyectar la grasa. Se emplean cánulas tan finas como agujas para depositar en el tejido receptor pequeñas cantidades tanto en forma linear como en forma de gotitas. Nunca se pueden depositar acúmulos grandes porque no “prenderían” y gran parte de las células se morirían. el resultado se va consiguiendo mediante un modelaje de las zonas hasta lograr el resultado final, muy parecido a veces al proceso de esculpir. También es importante señalar que no siempre es suficiente con una sesión y en casi todos los casos se necesitán 1 ó 2 sesiones más. Lógicamente depende de las zonas y no es lo mismo aplicar en la cara que en las mamas o en zonas de cicatrices o retracciones. En la proxima noticia se analizara la grasa y su aplicación en el rostro.

Debes estar logeado para postear un comentario.