Tipos de Rinoplastia: Primaria y Secundaria

Rinoplastia: Cirugía de Nariz

1rinoplastia-interior

Tipos de Rinoplastia: Primaria y Secundaria

Se conoce como rinoplastia primaria a la rinoplastia, tanto estética como funcional, que se realiza por primera vez.

De la misma forma, a la rinoplastia que se realiza por segunda vez se la denomina rinoplastia secundaria, rinoplastia de revisión o rinoplastia postraumática.

Hay quien habla también de rinoplastias terciarias, rinoplastias cuaternarias… aunque todas ellas se acostumbran a llamar simplemente secundarias.

La experiencia y calidad del cirujano en una primera rinoplastia reduce considerablemente la posibilidad de tener que someterse a una rinoplastia secundaria. A pesar de ello, estas cirugías postraumáticas o de revisión no siempre son predecibles y pueden sucederle incluso a los mejores profesionales.

 

Motivos para realizar una rinoplastia secundaria

La principal razón para someterse a una rinoplastia secundaria es la insatisfacción con el resultado de la primera intervención.

Otro motivo para someterse a una segunda rinoplastia es la alteración de las funciones respiratorias, debido por ejemplo a alteraciones del tabique o la válvula nasal. En ocasiones extraordinarias puede ser el mismo cirujano quien solicite realizar una rinoplastia secundaria para corregir algún defecto.

 

Dificultad de una rinoplastia secundaria

Pese a que la estructura básica de la nariz debería permanecer intacta, ésta puede estar alterada como consecuencia de las cirugías previas. Por ese motivo, la exploración previa de una rinoplastia secundaria debe ser especialmente exhaustiva, ya que de ello nos permitirá determinar el estado actual de la estructura nasal: defectos, carencias, necesidad de injertos, cantidad de tejido cicatricial…

Aunque en ocasiones es suficiente con adaptar la estructura existente para conseguir el resultado deseado, muchas veces es necesario recurrir a injertos para complementar o suplir los tejidos dañados.

En comparación con una rinoplastia primaria, esta dificultad añadida hace que una rinoplastia secundaria requiera de un cirujano plástico con mucha más experiencia y técnica y que sea capaz de hacer frente a hallazgos inesperadas durante la operación.

 

Expectativas del paciente frente a una rinoplastia secundaria

Antes de someterse a una rinoplastia secundaria o de revisión, el paciente debe comprender el grado de dificultad que conlleva esta operación, ya que en la mayoría de casos no se trata de un simple retoque. El primer paso imprescindible es hacer un diagnóstico completo y exhaustivo que nos permita comprender que elementos pueden ser mejorados y cual será el grado de mejora después de la intervención.

 

¿Cuándo se recomienda realizar cirugía secundaria?

Después de una rinoplastia primaria, lo prudente es esperar por lo menos seis meses antes de realizar una segunda rinoplastia, ya que éste es el tiempo necesario para que se complete la cicatrización. En la mayoría de casos, de hecho, lo recomendable es realizar esta segunda ciguría antes de un año.

A pesar de las molestias y el malestar que puede ocasionar un resultado deficiente, debemos tener paciencia y saber esperar, ya que una intervención antes de tiempo podría incluso empeorar el resultado.

Aunque un mal resultado puede causar mella en la relación entre paciente y cirujano, siempre es aconsejable que sea el mismo cirujano quien realice la rinoplastia secundaria, ya que es quien conoce en detalle la primera intervención. Por ese motivo, es importante que el paciente conserve la confianza en el cirujano. En caso de que esto no sea así, lo mejor será acudir a otro profesional.