Buscar

Antes de una rinoplastia

Rinoplastia: Cirugía de Nariz

1rinoplastia-interior

Antes de una rinoplastia

 

Entrevistas previas a la rinoplastia

Antes de decidirte a realizar una rinoplastia con un cirujano en concreto, debes conocer en profundidad todos los aspectos relacionados con la cirugía y debes pedir al cirujano toda la información que necesites. Someterse a una cirugía de nariz es una decisión muy importante, y es importante que tengas toda esa información para estar seguro de dar el paso.

En las consultas previas a la operación, además de darte toda la información que necesites, tu cirujano debe ayudarte también a decidir la mejor alternativa y a ganar la confianza necesaria para este tipo de intervención.

Dependiendo del cirujano, del tipo de intervención y de tu situación particular, los aspectos a tratar en estas primeras entrevistas puede variar mucho. Algunos de los más habituales son:

  • Por qué quieres hacer la rinoplastia, cuales són tus objetivos y tus expectativas.
  • Debes dejar bien claro que rasgos de tu nariz no te gustan y el motivo por el que no te gustan. De la misma forma, debes dejar también muy claro como te gustaría que fuera tu nariz.
  • Es muy importante que el cirujano sepa cuál es tu estado de salud y tu condición física. Sobretodo en lo que respecta a enfermedades, alergias, cirugías previas o lesiones de nariz; independientemente de si son recientes o si sucedieron hace años.
  • Es también importante que reconozcas abiertamente si consumes de forma habitual medicamentos, complementos dietéticos, alcohol, tabaco, drogas o sustancias de este tipo.

El objetivo de estas entrevistas previas no es solamente que el médico conozca tu situación concreta. Es muy importante que tú también escuches y tengas en cuenta las opiniones y recomendaciones del cirujano plástico. Si has elegido ponerte en sus manos, debes confiar plenamente tanto en su habilidad como en su criterio profesional.

En este primera fase, una parte muy importante del trabajo del cirujano es conseguir que te hagas una idea clara de cómo puede quedar tu rostro después de la operación, haciendo especial hincapié en aquello que se puede conseguir y, sobretodo, en aquello que no se puede conseguir.

Es también responsabilidad del cirujano que tú seas consciente de los riesgos que conlleva una rinoplastia, los efectos secundarios y las posibles complicaciones.

 

Análisis y estudios previos a la rinoplastia

Una vez te hayas decidido a operarte y hayas acordado la fecha en la que se realizará la cirugía, deberás realizarte los estudios y análisis clínicos que el cirujano de indique. Estos análsis son muy importantes, ya que servirán para estar segurosde que no existe ningún tipo de problema y que puedes someterte a una anestesia y a una operación de este tipo. Un buen estudio preoperatorio y un buen diagnóstico son el mejor punto de partida para obtener un buen resultado final.

Junto con los estudios y análisis clínicos, el cirujano deberá realizar una serie de fotografías de tu nariz que le servirán como guía durante la operación. Estas fotografías servirán además para comparar el estado de tu nariz antes de la operación con el resultado obtenido tras la rinoplastia.

 

Preoperatorio: Cuidados, precauciones y consejos antes de la operación

Finalmente, antes de la operación, tu médico deberá explicarte cómo debes prepararte para la operación y qué cuidados y precauciones debes tener en cuenta antes de la operación. Además, deberá informarte que debes hacer y que cuidados debes seguir tras la operación, durante el postoperatorio.

Si no estás seguro de las precauciones y cuidados que debes en las semanas previas a la operación, debes consultarlo con tu cirujano para prevenir riesgos y efectos secundarios.

A modo de mera guía, estos son algunos de los puntos más importantes que tienes que tener en cuenta:

  • Ponte en contacto con tu médico en caso de enfermedad, alergia o síntomas que afecten a nariz, garganta y boca.
  • Debes evitar fumar al menos 15 días antes de la cirugía.
  • Durante los 15 días previos a la cirugía, consulta con tu cirujano antes de tomar cualquier medicamento.
  • No puedes consumir alcohol o hacer comidas muy pesadas el día antes de la cirugía.
  • Asegúrate de que internas en el hospital indicado y en la fecha y hora establecidos. En caso de ingresas el mismo día de la operación, debes ayudar por un periodo mínimo de ocho horas antes de la operación.