Oncoplástica y Reconstrucción de Mama en Madrid

Oncoplástica y Reconstrucción de Mama

14Oncoplastica-interior

¿Qué es la oncoplástica?

La Dra. Jiménez García, a lo largo de su trayectoria profesional en la Seguridad Social, ha tratado cientos de casos de reconstrucción de mama. Esta experiencia, es la que quiere utilizar para dar un nuevo enfoque en la oncología mamaria, para tratar de mejorar la vida de una paciente de Oncología. A continuación definimos las líneas básicas de su filosofía.

Uno de los grandes retos de la cirugía reconstructiva es la reconstrucción del pecho tras un cáncer de mama, el tumor más frecuente en la mujer occidental. Muy pocos oncólogos tienen en cuenta cómo quedan las mamas al atajar el cáncer, algo de vital importancia para la recuperación tanto física como anímica de las pacientes. Por eso es necesario abordar este tipo de tratamientos desde una nueva perspectiva, en la que se piense en la salud de la paciente, atajando el cáncer desde su raíz; pero teniendo en cuenta, en el mismo momento de la cirugía, las consecuencias físicas y visuales que ésta tendrá (asimetría mamaria, alteración de la placa areola-pezón, cicatrices excesivas, etc…) y que tanto pueden afectar a la hora de la recuperación anímica de las pacientes.

La novedad en estos tratamientos reside en el enfoque con el que se abordan este tipo de cirugías. En esta línea trabaja el equipo de la Doctora Elena Jiménez, experta en cirugía de reconstrucción mamaria, que nos descubre las múltiples ventajas de la colaboración mano a mano del cirujano oncológico y del cirujano plástico en la misma intervención, lo que ha generado nuevas técnicas para la extirpación del cáncer, permitiendo una reconstrucción más natural. Una colaboración que en otros países europeos ya es práctica habitual, y que incluso está cubierta por la Seguridad Social.

Buscando la simetría

A la hora de enfrentarse a una operación oncológica, las pacientes deberían solicitar siempre la reconstrucción estética del pecho simultánea a la extirpación del tumor. Para ello, la Doctora Elena Jiménez recomienda recurrir a profesionales estéticos que acompañarán al oncólogo en la cirugía, indicando el lugar de la incisión previa a la extirpación, y la posterior reconstrucción tanto del pecho afectado como de la mama contralateral, para conseguir una perfecta simetría.

En el caso de la oncoplastia de mama es de suma relevancia estudiar cada caso en particular, valorando todos los condicionantes, para ofrecer la solución estética más adecuada para cada paciente:

  • En los casos de mamas grandes en la misma cirugía se puede realizar una reducción mamaria bilateral que, en el caso de la mama afectada, incluya la zona del tumor y lo que se llaman los márgenes oncológicos de seguridad. Así, en la misma intervención, se atienden los aspectos oncológicos (reducción del tejido mamario bilateral susceptible de generar otra lesión) a la vez que los estéticos, ya que se actúa sobre el peso de ambas mamas de forma equilibrada y ambas cicatrices son similares, impidiendo que el pezón se desvíe de la zona central.

  • En casos de mamas asimétricas se pueden regularizar tanto los volúmenes como las alturas, buscando esa simetría y a la vez realizar un tratamiento oncológico de alta calidad.

  • En los casos de mamas pequeñas se diseña una cicatriz lo más adecuada al tamaño de la mama para poder extirpar la lesión con el margen oncológico necesario, y se realiza, en el mismo momento quirúrgico, la reconstrucción de esa mama, ya sea con el resto de tejido mamario o en otros casos con la colocación de una prótesis.

En todos los casos se actúa siempre en la misma cirugía sobre la mama contralateral, para buscar la simetría. Dependiendo de los casos se eleva la mama, o se coloca una pequeña prótesis. El complejo areola-pezón se valora en función del tamaño de la mama y localización de la lesión, y se decide su extirpación o su conservación.

Intervenciones en la axila

Otro aspecto muy importante en este tipo de cirugías es el tratamiento de los ganglios de la axila. Frente a las cirugías previas con cicatrices amplias, es posible abordarlo en la propia axila dejando la cicatriz escondida cuando el brazo está en posición de descanso. También se asocian técnicas fundamentales como es el ganglio centinela. En este tratamiento se marca con un componente de medicina nuclear el ganglio que está afecto por la enfermedad y en el momento quirúrgico se realiza la extirpación sólo de este tejido. Con este sistema se asegura la calidad oncológica de la cirugía, a la vez que se evitan las consecuencias de la extirpación de los vasos linfáticos de la axila así como problemas secundarios, como el edema en el brazo contiguo a la mama afectada.
Ni que decir tiene que, durante todo el proceso, es fundamental revisar a la paciente y controlar la evolución de la cirugía tanto a nivel de las cicatrices, externas e internas, como de los dispositivos de prótesis. El equipo y personal sanitario de la Clínica Elena Jiménez brinda todo el apoyo y dedicación que necesitan sus pacientes en cada estadio de su tratamiento.